SIGUEME

sábado, 4 de agosto de 2012

Sin nombre ni forma


Erase una vez, un ser que los humanos no podían ver y se le tuvo que poner un nombre y dar una forma para que creyeran en él. Entonces era fácil existir en el planeta tierra; si la forma era bella y el nombre tenía renombre el humano quería pertenecer a el mundo de ese ser, si la forma no se acoplaba a los estándares instalados en la mente humana como agradable y el nombre era considerado miserable, el humano se alejaba de él, podía herirlo, lastimarlo, juzgarlo, gran asombro si gustaba de él, podía amarlo, aceptarlo y alabarlo para que el ser quisiera esta con él.
Había humanos con gran renombre y bella forma, había otros sin la identidad visual y reputación que se tenía que tener para pertenecer a lo preferible; el ser compartió con ambos y cual asombro al encontrarse que con o sin nombre y mala o buena forma, el humano prefería casi siempre el mas alto nivel.
Se disfrazó de buena forma y gran renombre y se topo con estrellas y estrellados en el camino y la mayoría no lo pudo ver.
Un mundo cuantitativo, que te posiciona en cierto nivel y entonces las emociones buenas surgían siempre y cuando fuera el mas alto nivel.
Que la identidad la dicta un numero, una talla, la edad , un color de piel o un papel con el que compras lo material y emocional; que el cariño crece con los ojos, los linajes, apellidos y los triunfos y así obtener la palabra que los definiera y con ella poseer lo que quisieran y así el ego empezaba a crecer. Sus sueños se enfocaban a poseer esas palabras: exitoso, bello, hermoso, famoso, adinerado, rey, presidente, alto, delgado, guapo y sin ellas el humano no podía crecer.
Que silenciaran al ello, que reprimieran el sentir, que no cambiaran de nombre y forma, eso se llamaría “mentir”. Que no cayeran en ese gran pecado o les juzgarían dementes, cegados ante la ilógica razón de que los normales mienten con el nombre y la forma y no con el corazón.
El ser ya no quiso ser, entendió la estupidez humana, a ese mundo no quería pertenecer.
Se cambio de nombres y de formas para encontrarse con otro ser que pudiera ser como el.
Tuvo que nacer y renacer para comprender que …
Mas que carne y hueso, mas que títulos y linajes, 

lo que somos no se puede ver

:

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

Aplausos del público

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS RESERVADOS IMPI / INDA

Safe Creative #1106040413165